lunes, 6 de abril de 2015

BESCAM, el caro capricho del Partido Popular.

El 13 de enero de 2004 Esperanza Aguirre, entonces Presidenta de la Comunidad de Madrid, y Esteban Parro, alcalde de Móstoles en aquel momento, firmaron un “acuerdo de colaboración” entre la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Móstoles para la implantación de la primera base operativa de las novedosas Brigadas Especiales de la Comunidad de Madrid” en Móstoles. Desde aquel momento hasta hoy, las BESCAM han pasado de ocupar un lugar testimonial en nuestros presupuestos municipales a convertirse en una de las principales referencias de gasto.

¿Qué son las BESCAM?
Pues aunque resulte sorprendente, ni siquiera este punto está claro. Según su propia definición serían unas brigadas (equipos especiales) dentro de la policía local de cada municipio, pero con uniformes, vehículos, mandos y funciones diferenciadas. Por si fuera poco, además, se crean con la intención de dar una imagen de uniformidad policial de toda la Comunidad de Madrid, con referencia a las policías autonómicas vasca o catalana, pero sin llegar a serlo ya que el Estatuto de Autonomía de la Comunidad no contempla esta figura. Por ello, han sido muchos los ayuntamientos que han dado usos propios a estos agentes y después han sido sancionados por ello.

¿Qué funciones tienen las BESCAM?
La cláusula segunda del convenio original establece que las funciones de estas brigadas serán las establecidas para la policía municipal por ley (2/1986 de 13 de marzo) las de las fuerzas de seguridad en general (ley 4/1992 de 8 julio) y “en particular la vigilancia de espacios públicos, colaboración con otros cuerpos y fuerzas de seguridad y prevención de actos delictivos”, pero en el año 2007, una resolución de la Dirección General de Seguridad especificó a este respecto que en ningún caso podrán “ser asignados a otros cometidos como son el cumplimiento de las ordenanzas municipales, así como la regulación, vigilancia y control del tráfico urbano”.
Es decir, que sus funciones vienen a ser las de cualquier policía municipal, excepto en el caso de hacer cumplir las ordenanzas municipales o controlar el tráfico.

La cláusula séptima dice que las BESCAM se encuentran bajo la autoridad directa del alcalde de Móstoles (como cualquier policía local), pero que deberán mantener una estructura de mando diferenciada a la del resto de los agentes municipales.

¿Cómo se financia el proyecto BESCAM?
Al ser parte de las policías municipales deberían ser los ayuntamientos los que financiasen todos los gastos de estas brigadas, pero al ser una iniciativa de la Comunidad de Madrid, ésta se prestó a subvencionar parte del gasto.
La cláusula cuarta del convenio especifica que la base de las BESCAM de Móstoles se situará en un edificio aportado por la Comunidad de Madrid, al igual que su gestión y los gastos de arrendamiento, aunque en el párrafo siguiente el Ayuntamiento de Móstoles se compromete a hacerse cargo del coste de las instalaciones así como los gastos derivados de ellas. Es decir, la Comunidad de Madrid sólo se hace cargo de los gastos durante el primer año.
La cláusula quinta estipula que “tanto los recursos mobiliarios como los vehículos y los medios tecnológicos e informáticos serán aportados por la Comunidad de Madrid con cargo a los créditos consignados en su presupuesto de gasto”. Igualmente, se establece que las dotaciones personales serán compradas por el Ayuntamiento de Móstoles, pero subvencionadas por la Comunidad de Madrid.
Igualmente, en la cláusula octava se establece que la Comunidad de Madrid se compromete a financiar las retribuciones de los efectivos BESCAM en un máximo de 40.000 por efectivo y año “quedando afectada la cuantía de 34.783€ a la totalidad de las retribuciones fijas y un 15% de esta cantidad quedará vinculada a la asignación individualizada a un complemento de productividad por consecución de objetivos, cuantía que incluye las cotizaciones a la seguridad social. Asimismo la Comunidad se compromete a revisar dichas retribuciones teniendo en cuenta lo establecido en las Leyes de Presupuestos Generales del Estado”.
El 16 de enero de 2004, se añaden dos modificaciones al convenio firmado el día 13, estipulando que las retribuciones de BESCAM de Móstoles serán iguales a las de la policía local del municipio. 
La cláusula undécima establece que con excepción de los mandos y dotaciones materiales, la financiación corre a cargo de la Comunidad de Madrid, entregándose las subvenciones y anticipos de forma adelantada al pago, el ayuntamiento de Móstoles deberá justificar los gastos trimestralmente, haciéndose balance anual en los primeros tres meses del año.

También se exponía que el alquiler del helicóptero del que disponía Móstoles en exclusiva y los gastos del mismo correrían a cargo de la Comunidad de Madrid hasta un máximo de 500.000€ al año. Aunque no sabemos si llegaron a superarse, ya que en diciembre del mismo año 2005 en el que fue presentado, se estrelló en la plaza de toros con Esperanza Aguirre, Esteban Parro y Mariano Rajoy en su interior. 
A este respecto cabe destacar que el acto de presentación del aparato fue realizado (y cobrado) por la Trama Gürtel por unos 10.000€ según denunciaron varios medios de comunicación.


¿Cuántos efectivos tienen las BESCAM en Móstoles?
La cláusula octava establece que la dotación total de BESCAM para Móstoles es de 200 unidades, que se irán incorporando a lo largo de 4 fases entre 2004 y 2007. 60 en 2004, 60 en 2005, 60 en 2006 y 20 en 2007. Por lo tanto, actualmente el número de efectivos BESCAM en Móstoles es el máximo previsto; 200 agentes con sus vehículos, cuartel, mandos y demás, totalmente desplegados.

¿Qué ha pasado con el convenio?
Pues, sencillamente, que la Comunidad de Madrid lo ha incumplido unilateralmente al anunciar en el año 2013 que su aportación para el siguiente año se reduciría en un 50%; lo que en Móstoles implicaba pagar 3,6 millones de euros para el año 2014. Pago que el gobierno del PP no dudó en defender en el pleno municipal de diciembre de 2013.
Como se puede observar en el documento oficial del ayuntamiento; el presupuesto BESCAM pasó de 225.000€ en 2013 a 9.070.170,29 para 2014. Un incremento del 3.931,19% que debido a la sumisión del alcalde Daniel Ortiz a los caprichos del gobierno autonómico, fueron aportados por todos y cada uno de los vecinos y vecinas de Móstoles a costa de subidas de impuestos, multas y creación de tasas.



Existe una Comisión de Seguimiento del convenio BESCAM formada por 10 personas, 5 por cada una de las partes, que debe reunirse cada 6 meses o antes a petición de alguna de las partes, pero que sepamos, hasta la fecha no se ha planteado la denuncia del incumplimiento del convenio por parte de la Comunidad en este órgano.
La misma cláusula señala que el Ayuntamiento de Móstoles, asume varios compromisos en el tema de selección de personal entre ellos, a; mantener la misma ratio policía local/número de habitantes que la existente en la fecha de la firma del convenio (enero de 2004) excluyendo de ese cómputo a los integrantes de BESCAM. Desconocemos si el número de agentes se ha actualizado ante el descenso de población que hemos sufrido entre 2004 (unos 250.000habitantes según el plan general de ordenación urbana aprobado por el ayuntamiento ese año) y 2015 (unos 205.000 habitantes)

¿Tiene solución esta situación?
Dado el nulo interés que se ha venido demostrando por parte del gobierno local del PP en defender los intereses de los mostoleños y mostoleñas, al igual que el escandaloso desgaste económico que el incumplimiento del convenio viene provocando sobre todos ellos, parece que la solución más eficaz sería cancelar el proyecto y reincorporar a los agentes al cuerpo de policía municipal, recuperando funciones que hoy tienen vetadas y provocando un ahorro de dinero público más que considerable. 
La cláusula decimoquinta señala la vigencia del convenio hasta el 31 de diciembre de 2018, prorrogándose automáticamente por 15 años salvo denuncia de las partes con un año de antelación, lo cual impone un punto de presión a los partidos políticos que pretenden presentarse a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015. Igualmente, podrá denunciarse el convenio por incumplimiento de las obligaciones derivadas del mismo por alguna de las partes, teniendo efecto a partir del 1 de enero del año siguiente a aquel en el que se realice la denuncia. Tenemos el futuro en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada